Todo Chile en modo Mundial

Jueves 12 de junio de 2014

A poco del inicio de la Copa Mundial de fútbol, parece que el frenesí de uno de los espectáculos más hermosos del deporte rey acapara todas las conversaciones. Algunos recesos momentáneos en relaciones amorosas —y hasta las “reuniones laborales”— curiosamente aumentarán a partir del 12 de junio. Nuestro país nuevamente se enfrenta a un desafío mundial y ya algunos sueñan con ver a la selección chilena en la final levantando la copa, otros más pesimistas sólo piensan en cómo pasar la primera ronda o se preguntan qué papel desempeñará nuestra selección en Brasil.

Lo cierto es que todos somos protagonistas de otro desafío que hace mucho estamos jugando y que de a poco nos ha llevado a posicionarnos a nivel mundial. Esa prueba es mayor a la copa de la FIFA o la Copa América y trae beneficios para todos sus habitantes: el desafío de alcanzar el progreso.

Al igual que en un partido de fútbol, nadie sobra en el camino hacia el progreso y las estrellas brillan, Alexis Sánchez y Eduardo Vargas en la delantera asombran y arrastran a todo un equipo hacia la victoria. Los toques de media cancha, como lo hace Marcelo Díaz, que de una u otra forma generan maravillosas jugadas, la defensa necesaria y siempre atenta permitiendo que no nos pasen goles como lo hace Gonzalo Jara y Mauricio Isla, es donde cada uno de los individuos juega para todo el equipo sin importar la posición. Lo genial de este juego es que funciona en una cancha con reglas claras y que permite que todos jueguen demostrando sus propias capacidades. Es un espacio llano para la creatividad, donde cada jugada es fundamental para alcanzar el objetivo y el árbitro vigila atentamente las jugadas dentro del marco establecido sin impedir que cada una de las personas desarrolle sus habilidades o sorprenda al público con jugadas dentro del marco establecido.

En el fútbol las reglas son claras y el juego sucio efectivamente lleva a la expulsión, aunque efectivamente los árbitros siempre son cuestionados y pocas veces aplaudidos. En cambio, en la vida diaria, algunos evaden las reglas, rompen o pretenden cambiarlas y muchas veces son aplaudidos o justificados por quienes aspiran a hacer lo mismo. Para encaminar el progreso, las reglas se deben cumplir y cada uno tiene que decidir en qué momento utilizar sus destrezas y así sumar a todos en un abrazo de triunfo. Es fundamental que estas reglas estén claras en todo sentido y se respeten para garantizar el juego limpio. Todos estamos llamados a convertir un gol en algún minuto o asombrarnos con arqueros atacando en el área chica rival o con un defensa evadiendo a todo el equipo contrario, lo cierto es que nadie está excluido de realizar un emprendimiento, generar una idea novedosa y de cambiar el mundo.

Es de esta manera que quienes emprenden un desafío día a día, sueñan con la búsqueda de su propia felicidad a través de su esfuerzo y trabajo duro, también tienen mucho que demostrar y así inspirar a otros, ¿acaso no es lo que buscamos al ejercer la libertad? Pues al elegir entre varias opciones dentro de nuestras posibilidades estamos decidiendo entre opciones que otros generan y así casi en forma imperceptible todos nos relacionamos.

Chile en “modo mundial”… ¡Obvio! Estamos en una final constante cada día y todos participamos en una fiesta que no necesita invitación, la cancha nos espera y el mundo está expectante, como cada uno de los habitantes del país que es capaz de forjar libremente su propio destino frente a este desafío… Nadie está en la banca, todos estamos incluidos, hay que atreverse a jugar.

Francisco Sánchez Urra
Analista Círculo Acton Chile