Un Problema de Arquitectura

Martes 10 de febrero de 2015

Señor Director:
Siguiendo el tema de la columna "Un problema de arquitectura" de Rafael Ariztía, estimo que para que haya realmente una mayor competencia bancaria se requiere no solamente regular el mercado financiero, el cual por cierto supera a todos los demás en regulación, sino que examinar qué regulación corresponde y cual no. Lo deseable es que exista toda la regulación necesaria, pero solo la necesaria. En ese sentido, es ridículo tener barreras de entrada exageradamente altas que sólo favorecen a los ya establecidos, creando entre ellos más complicidad que competencia. La competencia siempre viene de abajo, y lo lamentable es que si yo quisiera iniciar, por ejemplo, un banco con 5 millones de pesos para satisfacer las necesidades de préstamo y ahorro de mi barrio, con la actual legislación sólo podría obrar en la clandestinidad. Y mientras a la competencia real se le condene a eso, entre los establecidos no habrá otra cosa que aprovechamiento de mercados cautivos.

Joaquín Rodríguez Droguett
Analista del Círculo Acton Chile