Empate pírrico

Viernes 20 de febrero de 2015

Señor Director:
La Oposición quizás podría empatar a la facción de gobierno con el caso Dávalos, con los nuevos implicados en el caso Penta y por el nuevo numerito de la semana, el posible desvío de fondos desde el Registro Civil a la campaña de Bachelet. Pero debemos estar conscientes de que este

empate no deja de ser destructivo para nuestra institucionalidad y para su soporte ideológico. La izquierda ha sido mucho más astuta en otorgar relato a la agitada temporada de escándalos, al punto de que es común pensar del público que la corrupción se basa en una relación victimario-víctima en que los capitalistas y el sistema de mercado son el primero y los políticos y el proyecto socialista son el segundo. Es una desastrosa interpretación que, siendo la única que se hace oír, es acogida con rapidez por la opinión. Pero no podemos engañarnos y debemos comprender que la solución a la corrupción no va tanto por seguir oprimiendo a los falsos victimarios, sino exigiendo probidad más estricta a los que con descaro se hacen pasar por víctimas y reduciendo el campo de acción del marco institucional estatista que corrompe todos los incentivos, dirigiéndolos a la alianza con el poder político.

Joaquín Rodríguez Droguett
Analista del Círculo Acton Chile